Blog

ULTIMAS NOTICIAS

zapatillas-con-ruedines-300x225.jpg
24/Nov/2017

Seguramente tu hijo/a te haya pedido zapatillas con ruedines. La verdad es que tienen pinta de ser muy divertidas. Seguro que lo son. Pero, como todo en la vida, se debe de tener una medida a la hora de emplear este tipo de calzado. Se trata de un calzado muy rígido que puede perjudicar el correcto desarrollo de los pies de nuestros hijos. Por lo tanto, toma nota de lo que te vamos a comentar a continuación…


grandma-1185687_1920-1200x800.jpg
24/Nov/2017

Las personas mayores deben de tener un especial cuidado de los pies. No es una afirmación interesada ni gratuita, como te vamos a explicar. Se trata de algo esencial para su salud y para prevenir otro tipo de patologías, que podrían originar otras enfermedades. Así pues, antes de que se produzcan, se agraven y puedan llegar, incluso, a afectar a su movilidad hay que hacer una visita al podólogo. 


fallas.jpg
24/Nov/2017

La mascletà, los castillos, la ofrenda… Llegan las fallas y con ellas muchos días de gran actividad pero también de cansancio. largas horas en pie viendo fallas, caminando por la ciudad, esperando para ver los castillos de fuegos artificiales, provocan los temidos pies cansados. Hoy nuestros consejos van para los falleros y falleras o bien esas personas que quieren disfrutar al máximo de la fiesta. Esas personas que cuando llegan a casa tienen los pies cansados y quieren calmar el dolor.


shutterstock_290321996-1200x800.jpg
24/Nov/2017

Muchos padres nos preguntan qué zapatos para niños son los más adecuados. No se trata de un tema de marcas, ni mucho menos. Cada pie es diferente y, por lo tanto se adaptará mejor a un tipo de calzado. Además, el ánimo de este post no es recomendar marcas sino dar pistas sobre las cosas que hay que tener en cuenta para elegir los mejores zapatos para niños. Ya sabes de la importancia de los pies para el futuro crecimiento de los pequeños. Desde el blog te damos 6 pistas.

Cosas que hay que tener en cuenta en los zapatos para niños

Elegir la talla adecuada. Lo mejor es medir el pie y el interior del zapato. La mayoría de zapatos presentan una palmilla interior que se puede sacar en la que está dibujada la parte posterior del pie y una marca del lugar donde deben terminar los dedos. Esta es la forma más fácil de valorarlo. El truco del dedito entre el talón y el pie no es suficientemente riguroso porque dentro del zapato el niño puede estar encogiendo los dedos y no podemos observarlo.

Proteger los huesos laterales del tobillo. Esta protección debe de ser lo suficientemente flexible para permitir el movimiento completo de la articulación del tobillo sin limitar la movilidad del pie y su desarrollo natural.

Flexibilidad en la zona de dedos. El zapato tiene que proteger al pie, no comprimirlo. Debe ser suficientemente ancho por delante para permitir a los dedos abrirse y moverse con libertad. La protección de puntera solo se aconseja en los preandantes, por el gateo.

Los zapatos para niños tienen que ser de material natural y facilitar la transpiración. Es importante palpar el calzado por dentro, sobre todo en el talón, para asegurar que no tiene ninguna costura que pueda dañar el pie.

Cuidado con la suela del zapato. La suela no debe ser demasiado fina sino tener cierto grosor y ser antideslizante. Tampoco debe ser ni muy rígida ni demasiado flexible. Debe ser una suela de goma con la misma flexibilidad natural del pie. La horma debe ser recta, de modo que cuando miremos los zapatos, la forma de la suela no debe hacer curva hacia dentro del pie porque podría alterar la marcha y crear deformidades. Es la forma de favorecer el equilibrio y salvaguardar las piernas y la espalda. No deben llevar tacón porque altera la longitud normal de la musculatura posterior, altera el centro de gravedad y la postura: los zapatos de los niños deben ser totalmente planos.

Por último, es importante que tengan algún medio de sujeción, como cordones o velcro. El objetivo de esto es que puedan sujetar bien el pie y evitar movimientos excesivos adelante y atrás o lateralizados. Las chanclas, zuecos, mocasines o bailarinas no son recomendables porque la percepción de que el zapato se sale a cada paso obliga a los dedos a hacer un trabajo extra de ‘agarre’. y que el pie quede correctamente sujeto


24/Nov/2017

beach-1836461_1920

Seguramente, si has navegado por nuestra web te habrá llegado la palabra quiropodia. Se trata de uno de los tratamientos más comunes que hacemos en nuestra consulta.  Una quiropodia es un tratamiento podológico que consiste en la eliminación de callosidades y alteraciones en las uñas de los pies con el fin de eliminar dolencias provocadas por la presión de los mismos contra los zapatos para evitar el dolor que provocan y futuras lesiones.

¿En qué consiste la quiropodia?

Como explicamos, se trata de una limpieza de callos. Los callos se producen por el roce del calzado, por llevar el pie cerrado o debido a una alteración en la pisada. Cuando hay una agresión externa o un exceso de presión en zonas localizadas el cuerpo genera queratina creando capas más gruesas de piel que al tiempo se convierten en callos.

En cuanto al tratamiento de las uñas, debes saber que existen diferentes tipos de uñas dependiendo del grosor y de la forma que van varían con el tiempo según la genética de cada persona. Sin embargo, el tipo de calzado que se emplea, la higiene o la actividad física diaria que se realice hace que evolucionen de una u otra forma provocando en algunos casos problemas de dolor. Una de las afecciones más comunes son las uñas encarnadas. A través de una quiropodia se realiza el corte de la uña que genera el dolor evitando la inflamación y posibles infecciones.

La importancia de hacer una quiropodia bajo la supervisión del podólogo 

Es importante seguir los consejos de vuestro podólogo porque con la quiropodia vamos a evitar lesiones mucho más graves como ulceraciones que pueden provocar dolor que en algunos casos impide incluso la deambulación del pie. Además, se pueden producir complicaciones graves derivadas de la confluencia con enfermedades sistémicas como la diabetes.


shutterstock_157746134-1200x800.jpg
24/Nov/2017

sport-970443_1920

En una carrera nuestro cuerpo sufre. Nos empleamos al máximo en los entrenamientos y queremos superarnos, ya sean 10, 15, 42 o más kilómetros los que tengamos por delante. Cuantos más metros tenga el recorrido, nuestro pie más golpea contra el suelo y es por ello que pueden producirse heridas o lesiones. En nuestro artículo de hoy te vamos a contar qué es lo primero que tienes que hacer tras sufrir estas lesiones en carrera.

Cómo actuar ante las lesiones en el pie después de una carrera

1. Rozaduras o heridas por la fricción. Primero lavar con agua y jabón la zona y posteriormente aplicar povidona yodada. Tendrás que hacerlo durante varios días. 

2. Aparición de ampollas. Si la ampolla no es demasiado grande o no molestan no es recomendable pincharla. En el caso contrario lo que se puede hacer es pincharlas y drenar el líquido. Nunca quitar la piel puesto que ésta actúa como una tirita natural que ayudará a curar.

3. Hematoma en la uña o uña rota. Aquí es aconsejable acudir al podólogo que estudiará el problema y decidirá si es o no necesario retirar la uña completa en el caso de rotura o de tratar el hematoma. En el caso de que no se pueda drenar el hematoma de la uña habrá que esperar a que la uña caiga y a que crezca una nueva que puede llevarnos hasta un año.

4. Heridas en el talón. En este caso es recomendable la aplicación de povidona yodada.

5. Planta del pie excesivamente roja. Si nos encontramos después de una carrera la planta del pie excesivamente roja podemos aplicar una crema post esfuerzo de efecto frío para bajar la hinchazón. También ayuda poner los pies en alto, aplicar hielo (nunca directamente en la piel), meter los pies en agua fría y/o realizar un pequeño masaje en la zona.

6. Me he quedado sin uñas. Si después de una vemos que se nos han caído las uñas lo que debemos hacer es lavar nuestros pies con agua y jabón y aplicar povidona yodada. Si la uña no está desprendida del todo es importante acudir al podólogo.


24/Nov/2017

esguince

Cuando éramos pequeños, no voy a decir fechas, que cada cual saque conclusiones, nos alimentabamos de la cultura popular para tratar lesiones. Un ejemplo claro eran los esguinces. Estábamos en el parque jugando con el balón o en las canastas junto al polideportivo y, de repente alguien caía por un mal apoyo. “Es un esguince”, gritaba alguno. Al poco tiempo comprobábamos si estábamos en lo cierto o no. Entonces, empezaban a salir una retahíla de remedios. Muchos de ellos inadecuados. Hoy vamos a solventarlo con este post.

¿Qué “pasos” seguir tras padecer un esguince?

Tras un esguince o torcedura de tobillo lo primero que se debe hacer es disminuir la inflamación. Para ello, debes memorizar el siguiente acrónimo: HICER (hielo, compresión, elevación y reposo). Te explicamos cómo hacerlo.

Hielo

Aquí puedes usar una bolsa de plástico con hielo triturado o un paquete de verduras congeladas. Ahora bien, debes envolverlo en un trapo para evitar quemar la piel  y colocarla sobre la zona inflamada. Si llevamos posteriormente un vendaje compresivo, el hielo se puede colocar de igual manera encima del mismo. Mantener el hielo durante periodos de treinta minutos, por lo menos unas dos o tres veces al día.

Compresión

Recuerda, siempre con un vendaje elástico. Éste protege el ligamento lesionado y reduce la inflamación. Debe ser cómodo y no apretar demasiado o disminuiría el fluido de sangre a la zona. El vendaje debe iniciarse desde los dedos del pie hacia la pierna para drenar el edema.

Elevación

Debes elevar la zona lesionada por encima del nivel del corazón para que los fluidos producidos por la hinchazón y las hemorragias puedan drenar bien y que estos fluidos no se acumulen en el pie.

Reposo

Es necesario para el proceso de recuperación las primeras 24 horas, posteriormente  y dependiendo de la gravedad de la lesión el reposo no impedirá la realización simultánea de ejercicios en descarga, como la natación.

Cosas que debes tener en cuenta al aplicar el HICER

Ten en cuenta que la aplicación de hielo ha de ser de manera inminente y continuar en los dos o tres días siguientes, junto con la colocación de un vendaje compresivo. Si hay dolor al caminar, debe evitarse el apoyo usando unas muletas para evitar aumentar la lesión. Dependiendo de la severidad de la lesión acudiremos a un centro hospitalario donde se realizará un estudio radiológico y  la colocación de una férula o un yeso pueden ser necesarios para prevenir mayores daños y acelerar la cicatrización del ligamento.

¿Cuándo volver a practicar deporte tras un esguince?

Para volver a practicar deporte, generalmente se recomienda que, en primer lugar, la inflamación y el dolor hayan desaparecido. A continuación, que la persona pueda realizar saltos hacia delante o hacia los lados sobre el tobillo lesionado sin sentir dolor ni inestabilidad.

Bien, ahora que lo tienes claro, ya sabes. El hielo es tu amigo ante un esguince.


24/Nov/2017

conductores

Los ojos, las manos, pero también los pies. Se trata de los tres puntos claves en la conducción y, por lo tanto, que los conductores deben mantener sanos durante su trabajo. Es indudable que los pies son una de las herramientas de trabajo más importantes para los conductores profesionales. Camioneros, taxistas, chóferes, conductores de autobús o cualquier persona que vaya a conducir durante muchas horas atentos al siguiente post. Hoy vamos a ofrecer una serie de consejos para el cuidado de los pies de los conductores.

Lo primero de todo, como siempre, es la concienciación. Una rozadura, un callo con dolor o una uña encarnada puede provocar una jornada en casa o un día con mucho dolor al volante. Por ello, los conductores tienen que recordar que los pies son una herramienta indispensable para ellos.

4 consejos para cuidar los pies de los conductores

1. Conducir con calzado cómodo. Es muy importante una elección correcta del calzado que vamos a utilizar en el momento de la conducción. Que deben de tener en cuenta los conductores para elegir el calzado adecuado para conducir. Pues bien, convendría que éste no tuviera una suela excesivamente gruesa para poder notar la presión sobre los pedales. No son recomendables las botas o los zapatos de tacón. 

2. La posición del pie derecho durante la conducción con constantes movimientos para pisar el pedal del acelerador puede llevar tras varias horas de conducción a sufrir una tendinitis. Por este motivo se recomienda realizar una parada cada dos horas para descansar el pie y realizar unos ejercicios de estiramientos antes y después de ponernos al volante.

3. Si nuestro vehículo tiene la opción de control de velocidad será importante realizar algún movimiento con el pie cada 30 minutos. Esto nos ayudará a tener el pie “despierto” para mantenerlo activo ante cualquier necesidad de una frenada rápida.

4. Por último, si en algún momento notamos cosquilleos en los pies o sensación de que se nos duermen es recomendable visitar al podólogo. Estos síntomas nos advierten de alguna lesión que podríamos evitar, detectándola con antelación.


24/Nov/2017

FumarLas campañas de publicidad sobre los efectos del tabaco nos han concienciado a todos. De hecho no es extraño para nosotros el hecho de saber que fumar, además de nuestros pulmones es muy perjudicial para el corazón y por ende para nuestra salud. Ahora bien, lo que quizás no sabías es que también puede afectar severamente a nuestros pies. Te contamos cómo y por qué.

Cómo bien sabes, la acción de fumar provoca un endurecimiento de las arterias. Esto provoca que disminuya el flujo sanguíneo, que la sangre sea más espesa y, por tanto, que se reduzca la llegada de oxígeno a los tejidos. Como consecuencia de esta mala circulación, es común que el pie tenga dificultad para eliminar infecciones. Por lo tanto, éstas tardan más en curarse, lo que provoca que su piel esté más deshidratada, favoreciendo la aparición de callos o helomas en los pies.

Ponemos aún más el foco en el problema. Las toxinas provocadas por la acción de fumar pueden encontrarse con un problema para ser expulsadas ante la aparición de un heloma pudiendo provocar una infección. Esta circunstancia es la responsable también del color amarillento de estas callosidades. El color junto con la deshidratación de los pies es una de las características que hacen diferentes a los helomas nicotínicos, los provocados por el tabaquismo, del resto.

La mejor prevención es dejar de fumar

Lo más importante es dejar de fumar. Si la causa es el tabaco, dejando de fumar reduciremos el riesgo de sufrir este problema. La segunda medida de prevención es mantener una vida equilibrada en alimentación y practicar deporte. El sedentarismo y la obesidad son factores que ayudan a complicar un problema con helomas nicotínicos.

Pero, como siempre, tienes que acudir a la consulta. El podólogo es el que mejor te podrá diagnosticar ya que hará una exploración completa y así realizará un diagnóstico completo de la afección. El tratamiento casi seguro que consistirá en una quiropodia que limpiará la zona de la infección. Tras ello el dolor puede que no se elimine por completo y que se requiera la confección de una plantilla a medida que descargue la zona en busca de un apoyo del cuerpo que no provoque dolor.


24/Nov/2017

calzado-trabajoSeguro que no irías a practicar running con los zapatos que usaste para la boda de aquellos amigos. Tampoco te irías a hacer el Camino de Santiago con las chanclas de la playa, ni irías a la piscina con botas de nieve. La respuesta es clara, en los tres casos considerarías que es un calzado inadecuado para desempeñar la labor y no te lo pondrías. Entonces, si tienes tan claro cúal es el calzado adecuado para tu tiempo de ocio, por qué no prestas más atención a usar uno óptimo en el trabajo.

No te lo debes tomar a la ligera. Un calzado inadecuado, puede ocasionar juanetes, dedos en garra y metatarsalgias. Tres situaciones dolorosas, más si cabe si tu trabajo implica pasar un gran número de horas de pie. También un mal calzado puede provocar una mala circulación de la sangre, compresión de las articulaciones y sobrecargas por malas posturas. Si después de leer esto crees que te lo tienes que empezar a tomar en serio… Toma nota de estos consejos.

La importancia del calzado en el trabajo

Lo primero de todo es identificar a las profesiones que deben tener más cuidado. En este caso, hablamos de los comerciales, las azafatas, los policías y personas que trabajan en tiendas u oficinas porque son profesionales que pasan muchas horas de pie.

En el caso de que te encuentres en una de estas profesiones, es muy importante realizar una visita a nuestro centro. Así, podremos determinar cuál es el calzado más adecuado para su jornada laboral y te podremos diagnosticar, si fuera necesario, cualquier tratamiento necesario que evite futuras anomalías.

Entramos en materia con los consejos. Para preservar la salud de los pies en la jornada laboral es necesario escoger un calzado que respete el ancho del pie, que no tenga más de tres centímetros de tacón y que sea flexible y con suela acolchada. En el caso de personas que trabajan en la industria pesada, deben utilizar zapatos y botas de seguridad, impermeables, con punteras reforzadas de acero y suelas antideslizantes para prevenir heridas y accidentes.

Por último, un consejo a tener en cuenta es que deberemos caminar y sentarse 5 o 10 minutos por cada 50 minutos trabajados. Hay que tomar conciencia de ello, tanto empresarios como trabajadores. Mantener los pies sanos es salud y bienestar para todos.



Contamos con servicios destinados a todo tipo de tratamientos y cuidados del pie, siendo especialistas también en la aplicación de plantillas ortopédicas a medida. Si tu problema viene de la práctica deportiva, somos especialistas en podología deportiva.

Copyright Clinica Luis Salvador 2017 | Powered by SeoSolutions